El equipo

Beatriz Papaseit

Presidenta

De alma barcelonesa, llevo en Dinamarca desde el 2015. He sustituido las sardinas por el makrel, el mercado de Santa Caterina por el de Ingerslevs Boulevard y los zapatos de tacón por las deportivas troteras. El jamón, eso sí, que sea patrio.

Rafael Priego

Vicepresidente

Madrileño de nacimiento, infancia andaluza y madurez europea. Mi casa es Dinamarca, donde vivo y disfruto, trabajo y pago impuestos desde hace más de media vida. Soy profesor de instituto y enseño español y educación física, me gusta leer y releer a Cervantes, escribir, pasear, el flamenco, los viajes, la fotografía y los sellos. Casi ná.

Ana Belén

Secretaria

A finales de 2016 dejé de ser una chica Almodóvar para convertirme en La Chica Danesa. Los cambios, dicen, son siempre buenos. Lo que me gusta, me gusta mucho y lo que no, puede que también llegue a gustarme. No hay nada mejor que una buena conversación con un buen vino.

Juan Guajardo

Tesorero

Lucas Ruiz

Vocal

Llegué a Dinamarca en un coche que una compañía de rentacar necesitaba en Aarhus. El coche no tenía radio y nosotros colocamos en el salpicadero algo que entonces todavía se llamaba transistor. La antena había que ir moviéndola todo el tiempo en busca de emisoras.  Me pagaron la mitad de la gasolina.  Todavía no sé si hice un buen negocio. Era noviembre del 94, no sabía el idioma y los lunes me iba a la biblioteca para leer El País dominical. El coche lo entregué dos días después de llegar, el idioma sigo aprendiéndolo.

Colaboradores

Cristina Tárdez

Madrileña con raíces asturianas, llegué a Aarhus en verano de 2015 para vivir una «aventura en familia». La aventura ha cambiado de rumbo y parece que nos quedaremos aquí bastante más de lo planeado así que he empezado a estudiar esta lengua que tanto se me resiste.

 Me gusta tener cerca el mar y pasear por el bosque a unos pasos de casa. Me apunto a todo lo que surja y si es con un vinito y buena charla, mejor que mejor.

Sara López

Hace cinco años vinimos a Dinamarca con la idea de vivir un “Erasmus familiar”. Pasamos de ser los originales que llevaban a su hija a la guarde en bici en España a que las bicicletas sean un miembro más de la familia.

Mi primer día en Aarhus amaneció nevado. ¡Qué alegría! Pronto descubrí que en Pamplona, mi tierra, nieva más que aquí. A veces llego a pensar que el agua del Báltico no está más fría que la del Cantábrico… ¿estaré danesizándome?

Eva Rodríguez

A los 18 años me mudé de mi Madrid natal a mi querida Barcelona. Desde entonces no he parado de moverme.  Me encanta Aarhus por su tamaño, su calidad de vida, su cercanía a bosques y playas, sus marcadas estaciones y su hygge.

Mis amigos conocen mi debilidad por todo lo internacional y diferente. Me apasionan los ambientes de gente diversa. Mi comida danesa favorita:  el queso danés Dambo.

Miguel Brand

De padre inglés y madre gallega, el tiempo danés y las estaciones del año con su variedad de colores y olores me recuerdan a mi infancia en Inglaterra.

Echo de menos la espontaneidad española y su colorido pero aprecio muchos los valores de la sociedad danesas y las oportunidades que ofrece este país.