Postales de verano

De arriba abajo y de izquierda a derecha: La Garrotxa, Mas El Carrer, El Hierro, Casa de Federico García Lorca, Vegas del Guadiana, playa de la Griega (Colunga), Lanzarote, Viladrau, vistas desde el Solpico.

El tórrido y canalla agosto español prende mecha mientras nosotros volvemos al peculiar agosto danés: maletas guardadas en la kælderum, niños de vuelta al cole, horarios pre-otoñales y chaquetas, gabardinas y prendas para el fresquito rescatadas de la parte de atrás del armario.

Falta poquito para cerrar la puerta del verano del 21 pero  antes queremos abrir una gran ventana desde donde proyectar veranos venideros. Para ello, nada mejor que las palabras de nuestros viajeros:

El mejor descubrimiento de este verano han sido los paseos al amanecer entre maizales, tomateras, olivos y encinas en las vegas del Guadiana.”  Itzíar Vázquez sobre las Vegas del Guadiana, en Extremadura

Viladrau es conocido por el agua de su famoso manantial. Yo, sin duda, me quedo con las vistas al precioso macizo del Montseny. ¡Así da gusto despertarse!”  Eva Rodríguez sobre Viladrau, en la provincia de Barcelona

Desde la cima del Solpico, unas vistas espectaculares de 360 grados: Cabo Cebollero, la costa occidental de Bizcaia e incluso las cumbres de los Picos de Europa. Las faldas del Solpico caen directamente al mar en forma de acantilado, una gozada.“ Laurent Prat desde el Solpico, en el macizo de Candida, Cantabria. 

“De la zona volcánica de La Garrotxa lo recomiendo todo: sus bosques frondosos, las aguas fresquitas de sus ríos y lagos, sus pueblos medievales, la Fageda d’en Jordà y, cómo no, las deliciosas alubias de Santa Pau.” Miguel Brand sobre la comarca de La Garrotxa, en la provincia de Gerona
 

Granada es siempre un buen plan. ¡Y más si encuentras en mitad de un parque precioso la casa de Federico García Lorca!” Ana Belén Cazorla tras descubrir la casa de Federico García Lorca en Granada, Andalucía

La isla no tiene desperdicio.  Recomiendo especialmente la carretera de Mancha Blanca a Yaiza, donde uno conduce con la sensación de estar en Marte, sobretodo al caer la tarde, cuando el paisaje se vuelve del todo irreal. Para acabar bien el día, cenar una “vieja” en el Golfo, un suculento pescado para relamerse de gusto.” Juancho Guajardo, Lanzarote, Islas Canarias

Hemos estado un mes en Liendo, un pueblecito con preciosas casas solariegas situado en un valle cerrado y muy verde. Nos ha encantado. Su litoral, con acantilados que dan al Cantábrico, es impresionante.” Idoia Escobedo sobre Liendo, Cantabria

Me sorprenden las playas del oriente asturiano y me encantan porque las montañas están a un paso de la playa y bajan llenas de vegetación hasta la arena.” Cristina Tárdez, playas del Oriente de Asturias

¿Habéis tomado nota?